Tantas vueltas en la vida, tantos ciclos, tantas historias, pueden representar cientos de batallas y me ciclo, me envuelo y me confundo, sin saber que la guerra terminó. 
¿Cuántas veces me perdí entre el miedo y el dolor?

Ya estuve en tantas, pero tantas batallas, 
sin saber que ya la guerra terminó. 
¿Cuántas veces me perdí entre el miedo y el dolor? 
Defendiendo las banderas del amor. 


Y he visto tantos, pero tantos fantasmas 
aferrándose a un tiempo que ya pasó. 
Cada historia que he vivido, las celebro y las bendigo, 
pero aquí y ahora es donde vive Dios. 


Yo quiero paz en mi mente 
para escuchar mi corazón, que no miente, 
hasta que nazca una canción diferente, 
esa que espera en mi interior. 
Esa que espera... 


Después que viví, 
después que perdí demasiadas madrugadas, 
ahora quiero saber, ahora quiero aprender 
que el destino es algo que decido yo. 


Yo quiero paz en mi mente.

Far away

video

Acabo de atravesar una de las crisis más impactantes de mi vida. Me descubrí sola, más sola que nunca. Probablemente me hacía falta escribir mis pensamientos como terapia, trataré de venir más seguido por acá.
A casi dos años de decidir terminar una relación, mis sentimientos aun no encuentran el camino de regreso.
Por si fuera poco, parte de la gente en quien más confiaba, demuestra que no deja de pertenecer a ese engreído grupo de seres que luchan por su supervivencia.

Tomar en cuenta las necesidades del otro es ciertamente, un aspecto muy difícil de las relaciones humanas, el más difícil, me atrevo a decir. Las relaciones humanas duran por eso, saber qué quiere el otro componente de la ecuación, entender por qué reacciona de tal o cual manera. El sexo no es lo más importante, es importante, pero no es lo más importante. Lo que pondera es la capacidad de comunicar, ¿Qué comunicar? Lo que queremos, cuando lo queremos, por qué lo queremos. Este aspecto se torna muy complicado en mi persona, no pretendo causar la sensación de que soy muy exigente, porque aunque lo sea, yo siempre pensaré que no lo soy, solo me gusta tener lo que merezco. ¿Ya he hablado de mi sentido muy marcado de la justicia?

Me encuentro en un punto donde no sé qué elegir, el no saber decidir me frustra más de lo esperado. Me causa comezón en no sé qué parte del cuerpo, y me insta a actuar de una forma que jamás me he planteado. ¿A qué estoy esperando? ¿A que alguien más decida por mí? ¿Es posible que me haya cansado de decidir? ¿O quizás sea que estoy cansada de tomar malas decisiones y reprimir las consecuencias?

Nuevamente, quiero negarme con todas mis fuerzas a sentir que quiero a alguien; no debo, no debo. ¿Para qué? ¿Para que el idilio acabe pronto debido a mi inestabilidad emocional? Siempre lo echo todo a perder, y acabo cada vez un poco más rota que antes. Es imposible no cumplir con esta condena, como un loop temporal, estoy condenada a repetir los mismos errores con personas diferentes.

Lo único que me mantiene con vida es el deseo imperante de salir a recorrer el mundo.