Nada que ver conmigo... nada


Mi nombre es María





Hoy, no tenía ganas ni de levantarme de mi cama. Me recorría un frío estupor a lo largo y ancho del cuerpo, como si algo me indicara que no debía salir de casa. Pero no pasó nada fuera de lo común. Escucho problemas de los demás, graves, por cierto, y los hago propios; cuando no debiera, porque yo tengo los míos. Siento su dolor, su pena y no sé qué hacer para calmar a mi compañera de clases. 

No quiero caer en la rutina.

Son días extraños. No me ilusionan las invitaciones de aquellos hombres que esperanzan algo conmigo.
Realmente, necesito estar sola, pero no conmigo. 

Viviendo en la luna


El arte de Manuel Rodríguez es hermoso.
Son algunas de las fotografías que se han ido enviando a National Geographic.































Larga exposición

Adoro este tipo de trabajos: la paciencia, el decoro, el resultado. El final es muy agradable a la vista. Algún día, realizaré las mías, algún día. <3


¿Cómo demonios salió ésta? ¿Lluvia de estrellas?









¿Y ésta?




¡Wow!




Cometí MUCHOS errores. 
Lloré por quien no debía y reí con FALSAS amistades. 
Tropecé dos veces con la MISMA piedra y cuando decía nunca más, me empujaron -o me empujé- y caí estampada por tercera vez. 
Perdoné demasiado.
Callé TE QUIEROS, que por miedo, se quedaron en el aire. 
Callé VERDADES por no hacer daño.
Abracé a personas que NO SE MERECIAN ni el roce de mi piel. 
Disfruté de pequeños detalles, y aprendí poco a poco en qué consiste vivir... 


El secreto está en NO ARREPENTIRSE DE NADA. 
Pero cómo duelen los errores. Cómo duele saber que el tiempo no volverá atrás. 



Pasteles de bebé


Algunos años atrás todos los animales se fueron.

Nos despertamos una mañana y ellos ya no estaban ahí. Ni siquiera nos dejaron una nota ni dijeron adiós. Nunca nos figuramos realmente adonde se habían ido.
Los extrañamos.

Algunos de nosotros pensamos que el mundo se había terminado, pero no fue así. Tan solo no había ningún animal más. Ni gatos o conejos, ni perros o ballenas, ni peces en los mares, ni pájaros en los cielos.

Nosotros estábamos todos solos.
Nosotros nos sabíamos qué hacer.

Nosotros divagamos perdidos por ahí, por un tiempo y entonces alguien señaló que solo porque nosotros ya no teníamos animales, esa no era razón para cambiar nuestras vidas. No era razón para cambiar nuestras dietas o seguir experimentando productos que nos pudieran hacer daño.

Después de todo, todavía había bebés.
Los bebés no pueden hablar. Ellos difícilmente se mueven. Un bebé no es una criatura racional, pensante.
Nosotros hicimos bebés.
Y los usamos.
Algunos de ellos nos los comimos. La carne de bebé es tierna y suculenta.
Les arrancamos su piel y nos decoramos a nosotros mismos con ella. El cuero de bebé es suave y confortable.

Experimentamos en algunos de ellos.
Les abrimos los ojos con cinta adhesiva, goteamos detergentes y champús en ellos, una gota a la vez.
Los herimos y los hervimos. Los quemamos. Los atamos y plantamos electrodos en sus cerebros. Los incrustamos y los congelamos y los irradiamos.
Los bebés respiraron nuestro humo y en sus venas se fluyeron nuestras medicinas y drogas, hasta que dejaron de respirar o hasta que su sangre dejó de fluir.
Era duro, desde luego, pero era necesario.
Nadie podía negar eso.
Con los animales ausentes, ¿qué más podíamos hacer?
Algunas personas se quejaron, por supuesto. Pero, ellas siempre se quejan.
Y todo volvió a la normalidad.
Solo que…
Ayer, ya no había más bebés.

No sabemos adónde se fueron. Ni siquiera los vimos irse.
No sabemos qué vamos a hacer sin ellos.
Pero nosotros pensaremos en algo. Los humanos son inteligentes. Eso es lo que nos hace superiores a los animales y a los bebés.


Nosotros pensaremos en algo.

De: Neil Gaiman.





Tomado de aquí.

Que cuando muerde, muerde fuerte


Cuando quiero, quiero a muerte.

Yo también me canso.




¿Por qué no aprovechas esta última oportunidad, maldita sea? 




‎A veces, la última persona en el mundo con la que quieres estar es la única persona sin la 

que no puedes estar...



Yo también

Labor

No me digas que me quieres 
que por este amor te mueres
que hasta el cielo me darás
si es verdad que tú me amas, 
quiero hechos no palabras,
yo no caigo asi nomás.

Otros labios he probado
y entre besos me juraron
lo que no pudieron dar.
Estoy harta de fracasos 
quiero un hombre, no un payaso
quiero un hombre de verdad.







PLENILUNIO

En estos días de plenilunio mírate al espejo, abierta a ver y sentir la belleza que Eres, la belleza en los surcos que el tiempo traza en tu cara, la belleza en la tersura de tu piel, en cada uno de los rincones de tu cuerpo, en la maravillosa orografía de tus curvas, valles y montañas... tal y como son.

Acaricia tu piel, celebrando cada una de sus formas tal y como son, siente el calor del riego de la sangre, el latido del corazón y deja que la marea alta oceánica te bañe...

Recorre tus estados emocionales, el viento que sopla calmo o intenso en tu paisaje interior, abrazando cada uno de ellos, como una madre cuida de su hijo, con amor incondicional, reconociendo estos estados y permitiendo su perfecta armonía incluso cuando hay tormentas...

Arde de pasión, deja que las llamaradas del fuego te recorran y abrasen toda resistencia al proceso de la vida tal y como Es, y comparte el tacto de tu carne con todo lo que ella toca. Déjate experimentar el contacto con otros cuerpos, con el aire, el agua, el cielo, las estrellas, la riqueza de las texturas que aquí y ahora nutren o descargan tu sistema a través de este sentido...

Degusta plenamente la vida, tómate un tiempo para disfrutar y paladear todo lo que ocurre aquí y ahora, de nutrirte bien, alimentar creativa y gustosamente tu ser.

Fusiona tu mirada y tu ser con todo lo que te rodea... toda manifestación de la vida es sagrada, tú perteneces a Ella. Reconoce al otro en ti, con amor, incluso con las cosas y personas que te desagradan, encontrando lo sagrado en ellas, o al menos abriéndote a esa posibilidad, sin esfuerzo, sin forzarte a hacerlo.

Y vuelve a ti, danzando la plenitud de tus formas, de tu alegría, del latido de tu corazón que te llena de vida de dentro hacia afuera sintiéndote Una-con-Todo dando gracias por ser infinita, por danzar entre luces y sombras, en un cuerpo-templo espejo de la perfección, hecho para disfrutar, sentir y darse cuenta de las bendiciones que la vida regala cada día, no importa la circunstancia en la que te encuentres...

Sé tú, sé espontánea y feliz, celebrando plenamente aquella que Eres: Una-con-Todo









Tomado de aquí.

Tonta


Un secreto y una verdad
una mentira y un trago de hipocresía

y un tonto
y otro tonto
y muchos tontos
hay muchos tontos aquí
… pero estoy solo…


Quelque chose

El amor nunca me ha faltado en la vida, los hombres y el sexo, tampoco, pero ya me harté de los amores de un rato. Quiero algo real, que me haga creer, me ilusione y me haga vibrar.

¿Es mucho pedir un hombre que sea honesto y que te trate bien?
No seguiré buscando, no. Lo que sí, es que tendré que ser más selectiva al momento de aceptar tener una relación con alguien. Muy, muy selectiva.

Mientras tanto, que lleguen, me hagan sentir bien en la cama, pero después se tendrán que ir.





Fuga

Agua pasada, tierra quemada.





No es que mi relación me haya afectado un mucho, pero sí un bastante. Es solo que necesito invertir en mí y mejorar muchos aspectos de mis emociones que no me hacen estar contenta conmigo misma. Me gusta ser yo, amo ser yo, pero muchas cosas tengo que cambiar de mí si es que quiero tener éxito en consecuentes relaciones, no solo de pareja.

Terapias de constelaciones familiares. Hasta en mi propia contra voy. No soy muy afín a la psicología, mucho menos si de algo Freudiano estamos hablando, pero no pierdo, salvo dinero, en intentarlo. Ya veré si dan resultado o no.

FIN

Cuando eres importante para una persona, aquella persona siempre va a encontrar una manera de hacer tiempo para estar junto a ti, sin excusas, sin mentiras, sin promesas incumplidas...









Olvídate de mí.
Tengo fe en mí.
Valgo más de lo que crees.


Gerardo, te estoy dejando ir... te dejo libre, sin remordimientos, ni rencores; eres libre, eres tú, sin mí, sin más, ni menos. Sin efectos ni afectos, sin ardores, ni venganzas. Recupera la vida que dejaste cuando me conociste, recupera tus amistades, las que te hacen daño, desempolva las memorias; vuelves a ser tú.
Espero que lo vivido, en verdad, te sirva y no cometas los mismos errores que conmigo, y con las anteriores. Aprende. De corazón, te lo deseo.

Te agradezco todo, absolutamente todo, hasta los momentos desagradables, porque de ello también aprendí, y cualquier aprendizaje es bienvenido, mientras sean para bien, y vaya que éstos lo fueron... eres quien más daño me ha hecho, pero te perdono todos los agravios.
Gracias, desde lo más recóndito de mi alma y mi corazón.
Cuídate, y que Dios, si es que existe, te guíe.


La vida es un fluir natural.
Se abren y se cierran ciclos, se inician y se terminan etapas. Y cada una de ellas son las experiencias de vida. Y siempre dejan un gran crecimiento, SIEMPRE. Haciéndonos mejores personas cada día. Lo importante es agradecer por todo lo vivido y mejor aun abrirnos a vivir nuevos ciclos, etapas y grandes experiencias. 
Confío y se que siempre es así y que hoy es así.


Siempre te hice saber que eras un ave. Ahora es tu turno de extender tus alas, las que me encargué de curar. ¡Vuela! :)